Wednesday, February 24, 2010


(Fuente: The New York Times:

Filed at 12:36 p.m. ET

HAVANA (AP) -- The United States joined European nations in condemning Cuba's communist government over the death of a jailed dissident after a long hunger strike, saying on Wednesday that his case shines a spotlight on the island's incarceration of some 200 political prisoners.
Orlando Zapata Tamayo, jailed since 2003 on charges including disrespecting authority, died Tuesday at a hospital in the capital. Fellow dissidents say he had been on a weekslong hunger strike, becoming the first imprisoned opposition figure to die in such a protest in nearly four decades.

In life, he was not one of the island's leading dissident voices. In death, his plight has quickly reverberated far beyond Cuba.

In Washington, State Department spokesman P.J. Crowley said the U.S. government was ''deeply saddened'' to hear of Zapata Tamayo's death. He said that U.S. diplomats who were in Havana last week for migration talks had raised the case with their Cuban counterparts.

''Mr. Orlando Zapata Tamayo's death highlights the injustice of Cuba's holding more than 200 political prisoners who should now be released without delay,'' Crowley said.

Cuba has not had any comment on Tamayo's death. The government describes the dissidents as paid stooges both of Washington and anti-Castro exiles in South Florida. It says Washington greatly exaggerates their numbers and influence as a way of justifying its 48-year embargo on the island.

When the visiting U.S. diplomats held a reception for about 40 dissidents last week, Cuba put out an angry statement, saying the meeting proved that Washington is out to overthrow the government.

In Brussels, European Union spokesman John Clancy called for Cuba to release all political prisoners and show more respect for human rights.

''The European Commission deeply regrets the death of political prisoner Orlando Zapata and offer our condolences to his family,'' Clancy said, adding that human rights on the island ''remain a key priority for the EU.''

And in London, Amnesty International called for an investigation into whether poor conditions played any part in Zapata Tamayo's death.

''The tragic death of Orlando Zapata Tamayo is a terrible illustration of the despair facing prisoners of conscience who see no hope of being freed from their unfair and prolonged incarceration,'' Gerardo Ducos, Amnesty International's Caribbean researcher, said in a statement.

Spain, whose socialist government has been seeking to improve European relations with Cuba since it took over the EU presidency in January, said it was shocked.

''The Spanish government profoundly deplores the death of Orlando; the death of a human rights defender in Cuba,'' Deputy Prime Minister Manuel Chaves said Wednesday. ''There is a deficit of human rights in that country.''

Mariano Rajoy, leader of the opposition Popular Party, sent a telegram to Zapata's mother.
''The death of Orlando Zapata symbolizes the commitment of the Cuban people to liberty and dignity and is an admirable example of dedication for democrats throughout the world,'' he said.
French Foreign Ministry spokesman Bernard Valero expressed ''dismay'' at the death of Orlando Zapata and said Paris had called on Cuba to release him.

Official reaction was muted in Latin America, whose governments this week held a ''unity summit'' that included Cuban President Raul Castro and that unanimously denounced the U.S. embargo of the island. South America's leading political figure, Brazilian President Luiz Inacio Lula da Silva, himself a former political prisoner, visited Cuba on Wednesday and made no comment on the Zapata Tamayo case.

In Cuba, Zapata Tamayo's mother left the capital with his body for their hometown of Banes late Tuesday, and a vehicle containing other leading dissidents departed a short time later to attend the services.

Veteran dissidents were joined by a relatively new voice: the son of revolutionary hero Juan Almeida Bosque, who fought alongside Fidel Castro in the guerrilla uprising that brought down dictator Fulgencio Batista in 1959.

Juan Juan Almeida Garcia posted an open letter to Raul Castro on his daughter's Facebook page Wednesday, urging the Cuban president to resign.

"'Doesn't Zapata Tamayo's death make you embarrassed?'' he asked. ''Must we go to such extremes? ... I beg of you to resign. Get out of this country. You don't deserve respect.''
The younger Almeida has run afoul of authorities for some time, most recently in November when he was briefly jailed. He has been petitioning the government for permission to travel to the United States for treatment for a painful, progressive form of spinal arthritis.

The British Embassy in Havana did not mention Zapata Tamayo's case specifically, but ''We remain worried about human rights abuses and due legal process in Cuba and continue to call for the release of all political prisoners,'' said Chris Stimpson, an official at the embassy.
Elizardo Sanchez, head of the Cuban Commission on Human Rights and National Reconciliation, told the Associated Press that Zapata Tamayo was arrested in 2003 and held for months without charge before being sentenced to three years in prison in his native Holguin province for disrespecting police authority.

Tamayo, a 42-year-old builder, was subsequently sentenced to 25 years for activism behind bars, Sanchez said, and was deemed by Amnesty International a ''prisoner of conscience.'' He was one of a small number of Afro-Cubans in the island's tiny dissident community
As of January, Sanchez's commission counted 201 political prisoners in Cuban jails. Cuba says it holds none.

Sanchez said Zapata Tamayo stopped accepting solid food on Dec. 3, drinking only water and a few liquids, some of which were forced on him by authorities. He was transferred to Kilo 8 Prison in Camaguey and placed in solitary confinement, where he continued to refuse solids, Sanchez said.

As his health deteriorated, Zapata Tamayo was taken to Havana's Combinado del Este prison earlier this month, where he received some treatment in a lockup clinic, then was transferred to Hospital Hermanos Ameijeiras the day before his death.

Sanchez said the last Cuban dissident to die in prison was Pedro Luis Boitel, a Cuban poet who passed away after a 53-day hunger strike in 1972.

''It's a terrible blow to us all,'' said Sanchez. He said family members planned a funeral service later Wednesday in Zapata Tamayo's hometown of Banes on the northern coast of Holguin province in eastern Cuba.

Sanchez said authorities in that province, as well as in the nearby provinces of Santiago and Guantanamo, had detained dozens of activists, preventing some from attending funeral services -- but that claim could not be immediately be confirmed with police or the government.

In Havana, a well-known dissident group, the ''Ladies in White,'' held a small gathering in Zapata Tamayo's honor at the home of one of their founders, Laura Pollan.

Carmelo Diaz, jailed during a government crackdown on dissent that saw authorities round up 75 leading activists in the spring of 2003, said he met Zapata Tamayo in prison before being freed on a medical parole.

''He was always a decent and cooperative man,'' Diaz said. ''He got along with everyone.''
Associated Press reporters Will Weissert and Andrea Rodriguez in Havana, Jorge Sainz in Madrid, Jamey Keaten in Paris and Robert Wielaard in Brussels contributed to this report.

Tuesday, February 23, 2010


23/02/2010 Directorio Democrático Cubano

Prisionero de conciencia Orlando Zapata Tamayo.
Miami. 23 de febrero de 2010.
Directorio Democrático Cubano.
El valiente defensor de la libertad del pueblo cubano Orlando Zapata Tamayo murió hoy, asesinado por el régimen castrista que se negó a garantizarle sus derechos básicos. Zapata Tamayo, prisionero de conciencia reconocido por Amnistía Internacional, exigía tal garantía mediante una huelga de hambre de más de 80 días de duración. Este grande de la resistencia cubana permanecía injustamente encarcelado desde el 20 de marzo de 2003.

“Los abusos cometidos contra Orlando Zapata Tamayo comprueban que la tortura y el terror contra el pueblo son políticas de estado bajo el régimen castrista. Esta muerte es una prueba de la práctica del terrorismo de Estado” señaló Janisset Rivero, Secretaria Nacional Adjunta del Directorio.

En octubre de 2009, Zapata fue brutalmente golpeado por militares de la prisión provincial de Holguín de tal forma que le provocaron un hematoma interno en la cabeza que se vieron obligados a operar. Comenzó su huelga de hambre el 3 de diciembre de 2009 en la prisión de mayor severidad Kilo 8 de Camagüey. Durante 18 días, el mayor Filiberto Hernández Luis, director de esa prisión le negó agua a Zapata, que era lo único que este ingería. El efecto de esta tortura fue inducirle una falla renal. A mediados de enero fue trasladado al hospital Amalia Simoni de la Ciudad de Camaguey, donde lo dejaron casi desnudo con un fuerte aire acondicionado, que le provocó una neumonía. A pesar de su crítico estado de salud, el régimen lo trasladó la semana pasada al hospital de la Prisión Combinado del Este en La Habana, donde no existían condiciones para tratarlo.

El Directorio Democrático Cubano además señala que este crimen se suma a la larga lista de atrocidades cometidas por el régimen de los hermanos Castro, que incluyen miles de fusilamientos y un sinnúmero de casos de cubanos que han padecido injusta prisión.
También se encuentran injustamente privados de libertad y en terribles condiciones de salud los también prisioneros de conciencia Ariel Sigler Amaya y Normando Hernández González, casos que requieren el apoyo y la solidaridad de los cubanos y la comunidad internacional.

“Ya asesinaron a Orlando Zapata Tamayo, ya acabaron con él. La muerte de mi hijo ha sido un asesinato premeditado. Doy las gracias a todos los hermanos que lucharon por no dejar morir a mi hijo. Sucedió otro Pedro Luis Boitel en Cuba”, dijo Reina Tamayo Danger al Directorio Democrático Cubano.

El Directorio Democrático Cubano condena este horrendo crimen, y alza su voz para que el régimen de Raúl Castro y los principales responsables de la muerte de este defensor de los derechos humanos sean condenados por este acto de lesa humanidad.

La muerte de Zapata Tamayo no será en vano y alumbrará el camino de la resistencia cívica en Cuba hasta lograr la libertad.

Thursday, February 18, 2010


El prisionero, Orlando Zapata Tamayo.
Para escuchar: Audio

(Radio Martí) — La organización no gubernamental, Amnistía Internacional está informada de la huelga de hambre del preso político cubano, Orlando Zapata Tamayo, pero las autoridades cubanas impiden que se pueda conocer su estado real de salud.

Amnistía Internacional reitera además la necesidad de la inmediata liberación de todos los presos políticos y de conciencia en Cuba.

El reo de conciencia cubano Orlando Zapata Tamayo se encuentra en una prolongada huelga de hambre e internado en un hospital en La Habana.

Familiares de Zapata Tamayo han denunciado que el prisionero político se encuentran en grave estado de salud y temen por su vida.

Desde Washington informa, Luis Alberto Muñoz.

Monday, February 15, 2010


Audio de Reina Luisa Tamayo Dangér

(Radio Martí) -El preso de conciencia cubano, Orlando Zapata Tamayo, quien lleva más de dos meses en huelga de hambre se encuentra en grave estado de salud, según afirma desde la isla, su madre, Reina Luisa Tamayo Dangér.

En entrevista concedida a Radio Martí, Reina Luisa Tamayo Dangér, acusa a las autoridades de practicar torturas psicológicas contra su hijo y de impedir que sus familiares más próximos puedan visitarle a pesar de lo delicado de su estado de salud.

La huelga de hambre de Zapata Tamayo ha generado numerosas reacciones en el interior y exterior de Cuba, en particular de prisioneros políticos como Oscar Elías Biscet, que envió un comunicado desde la cárcel del Combinado del Este solidarizándose con el huelguista.

Pedro Corzo amplía la información.


Wednesday, February 10, 2010


(Fuente: El Nuevo Herald:


Un preso político cubano que ha estado en huelga de hambre desde diciembre está ‘‘empeorando lentamente'' a pesar de la decisión de un hospital de alimentarlo por vía intravenosa, dijeron el martes familiares suyos y otras personas.

Orlando Zapata es "es tan sólo pellejo, y el estómago es un hueco'', además de que tiene escaras en las piernas, dijo su madre, Reina Luisa Tamayo. Ha perdido tanto peso que los enfermeros no pueden inyectar el suero en sus brazos y están usando las venas del cuello.
"Lo están alimentando por vía intravenosa porque él sigue negándose a comer, pero su situación sigue empeorando lentamente'', dijo el activista de derechos humanos Elizardo Sánchez Santa Cruz en entrevista telefónica desde La Habana.

Zapata, de 42 años, se niega desde diciembre a comer comida sólida, y sólo toma agua ocasionalmente, para protestar contra las condiciones brutales en la cárcel Kilo 7 en la provincia de Camagüey, según Tamayo.

Los carceleros lo golpearon al menos tres veces días antes de que se declarara en huelga de hambre, dijo Tamayo, y su espalda estaba "dibujada de golpizas'' cuando fue transferido recientemente al hospital Amalia Simony, en Camagüey.

"Las autoridades nos dicen que él está estable, dentro de los parámetros de su condición de gravedad'', comentó Tamayo a El Nuevo Herald en una entrevista telefónica. Agregó que el martes le dieron permiso para visitarlo todos los días por varias horas. Ella lo había visto por última vez el sábado.

"Yo no descansaré hasta que se seque el mar'', declaró Tamayo a partidarios suyos en Miami. "Yo acuso al gobierno cubano y a los órganos de la Seguridad del Estado si algo llegase a pasarle a mi hijo, o a algún hermano que nos esté apoyando''.

Zapata, que trabajaba como plomero y albañil, y es miembro del Movimiento Alternativo Republicano y el Consejo Nacional de Resistencia Cívica, fue arrestado en el 2003 en medio de una terrible represión contra los disidentes, un período que se conoce en Cuba como la Primavera Negra, que llevó a 75 críticos del gobierno a largas condenas de cárcel.
En un inicio fue acusado de desacato, desorden público, y "desobediencia'', y sentenciado a tres años de cárcel. Pero después fue hallado culpable de otros actos desafiantes cuando ya estaba preso, y en la actualidad cumple una condena de 36 años.

En el 2003, Amnistía Internacional lo declaró "prisionero de conciencia''.

La situación de Zapata ha provocado varias protestas callejeras por parte de críticos del gobierno, entre ellas algunas en Camagüey la semana pasada durante la cual la policía detuvo a unas 35 personas por períodos que oscilaron entre algunas horas y varios días.
Varios de los detenidos se quejaron de haber sido golpeados durante los arrestos y otros utilizaron sus teléfonos celulares para tomar fotografías dentro de sus abarrotadas celdas. Las fotos después fueron enviadas a sus defensores en el extranjero.

Mientras, en La Habana, las Damas de Blanco --un grupo de mujeres cuyos familiares son disidentes encarcelados-- extendieron su caminata habitual de protesta dominical unos dos kilómetros más para exigir la liberación de todos los presos políticos, sobre todo Zapata.
"Escuchen la voz de una madre que pide justicia para su hijo'', dijo una de las Damas de Blanco. "Esa mujer está desesperada. No es más que una madre que teme perder a su hijo''.



(...67 días en huelga de hambre ingresado en el hospital provincial Amalia Simony de esta ciudad de Camagüey.)


2010-02-08. / Laura Pollán Toledo, Vocera de las Damas de Blanco (audio 2:34 min.)


Más de mil casos de represión política, 106 muertes de ciudadanos bajo custodia del régimen y el resurgimiento de violentos actos de repudio marcaron el 2009

Miami. 1 de febrero de 2010.
Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba. El 2009 fue un año de represión feroz y alarmantes violaciones a los derechos humanos en Cuba según el informe anual del Consejo de Relatores de Derechos Humanos de Cuba (CRDHC), con sede en La Habana. El informe fue elaborado en coordinación con los Círculos Democráticos Municipales de Cuba.

Durante una conferencia de prensa realizada en la ciudad de Miami, el abogado invidente y secretario ejecutivo del CRDHC Juan Carlos González Leiva detalló por vía telefónica desde Cuba para la prensa internacional los casos de agresiones físicas, represión política, persecución religiosa y las condiciones carcelarias infrahumanas en Cuba documentadas por el CRDHC.

“El sistema imperante en Cuba sólo tiene una receta para el control del país: la desinformación, la cárcel, la represión y el terror, que no solamente se utiliza contra los pacíficos defensores de los derechos humanos, sino que actualmente se utiliza contra todo ciudadano descontento que se queje,” afirmó González Leiva.

Entre los datos más sobresalientes del informe están más de mil casos de arrestos políticos y otros actos de represión y sesenta casos de defensores de derechos humanos enjuiciados y encarcelados. El CRDHC además documentó 106 casos de muertes de ciudadanos cubanos bajo custodia del régimen castrista, de ellas 64 ocurridas en sólo 26 de los más de 250 centros penitenciarios existentes y Cuba y las restantes 42 ocurridas en el Hospital Nacional Psiquiátrico de Mazorra en las primeras semanas de enero. Las causas de estas muertes, según el informe, incluyen el rigor carcelario, las torturas y tormentos físicos y psicológicos, las palizas y confinamientos en solitario, los malos tratos, el hambre, la poca atención médica y el general abandono.

Además, González Leiva denunció la persecución de miembros de la Iglesia Apostólica
Internacional, grupo religioso cristiano y el resurgimiento de los violentos actos de repudio contra activistas pacíficos cubanos. Señaló como ejemplo de esto último la agresión sufrida por las Damas de Blanco el 10 de diciembre de 2010 a manos de las turbas paramilitares del régimen castrista, represión captada por la prensa internacional.

La conferencia contó además con la participación del Ing. Pedro Peñaranda, representante del CRDHC en el exterior y de Laida Carro, activista de derechos humanos de la Coalición de Mujeres Cubanoamericanas.

(Fuente: Directorio Democrático)